Aire Limpio: los nuevos retos en el sector transporte urbano por emisiones de nanopartículas

Más de 150 millones de personas en América Latina viven en ciudades donde los niveles de contaminación del aire exceden los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo cual representa un riesgo ambiental para la salud estimada en un rango de 2 a 4 puntos porcentuales del PBI de los países en desarrollo.

Uno de los contaminantes que actualmente genera gran preocupación son las partículas ultrafinas o nanopartículas, por su tamaño y por la capacidad de interactuar con el ADN e incluso causar cáncer.

Desde el Programa Clima y Aire limpio en Ciudades de América Latina – CALAC+ impulsamos la implementación de medidas para reducir emisiones de material particulado ultrafino en el sector transporte urbano y en maquinaria móvil no de carretera (Non-Road).

Transporte masivo y la generación de emisiones

Bogotá, Ciudad de México, Lima y Santiago de Chile han orientado sus esfuerzos para la reducción de partículas ultrafinas en dos ejes principales: calidad de combustibles e introducción de normas de emisiones de partículas ultrafinas.

Santiago de Chile inició con la incorporación de filtros de partículas a los buses de Transantiago en 2010, luego hicieron retrofit a más de 3000 buses y actualmente con la incorporación de Diesel con ultra bajo contenido de azufre, promueve la implementación de buses EURO VI y recientemente una flota de 280 buses 100% eléctricos.

Ciudad de México ha implementado buses EURO VI en la avenida Reforma en 2018 y lleva adelante también un programa de retrofit a la flota de buses de la ciudad.

Bogotá ha renovado en 2019 la flota de buses de las Fases I y II de Transmilenio con nuevos buses EURO V + DPF y buses EURO VI a Gas Natural (1838 buses en total).

En el caso de Perú se está preparando los argumentos para la implementación de la norma EURO VI a partir de 2024, para lo cual se está mejorando los procesos en la refinería nacional para producir Diesel con ultra bajo contenido de azufre. Paralelamente se está promoviendo la implementación de buses eléctricos.

Maquinaria móvil no de carretera – MMNC (non-road)

Se estima que entre el 8% y 50% de las emisiones contaminantes por parte de fuentes móviles se atribuye al uso de Maquinaria Móvil No de Carretera, en particular la maquinaria de la construcción en los países donde interviene el programa CALAC+. En la actualidad, la maquinaria de construcción no cuenta con regulación de emisiones en la mayoría de los países de América Latina, y sus emisiones en las ciudades son cada vez más significativas debido a los avances en la disminución de contaminantes de otras fuentes como los buses, camiones e industria.

Santiago de Chile ha adoptado la experiencia técnica suiza de implementación de filtros de partículas para la reducción de emisiones, y ciudades como Bogotá y Lima, han iniciado el proceso de generación de inventarios específicos con el fin de determinar la contribución de las emisiones y así formular el marco regulatorio de límites de emisión respectivo; que considere la tecnología disponible y disminuya los impactos adversos en la salud.

La estandarización como gran reto

Considerando que en las ciudades de América Latina el control de nanopartículas y la tecnología para mitigar las emisiones es un tema que toma cada vez más relevancia por el costo/beneficio que representa  en términos de mortalidad y morbilidad. Para CALAC+ surge el reto de fortalecer a los tomadores de decisiones en la elaboración del sustento técnico y de gestión para generar la normativa con tecnología más eficiente para vehículos en circulación y maquinaria, implementar procedimientos estándares para el control y fiscalización de nanopartículas y las especificaciones técnicas que se asegure la introducción de unidades menos intensivas en carbono.